Avisar de contenido inadecuado

Aludes (Demasiado riesgo bajo nuestras tablas)

{
}

Nunca sabras cuando te tokara una, por lo que estar preparado es el mejor

consejo y precaucion que se puede tomar

ARTICULO:

El buen conocimiento de la nieve es importante para quien se dedique al

snowboard de montaña, facilitando el adecuado trazado del itinerario, la prevención de

los aludes y la anticipación necesaria en todo descenso; con cierta experiencia

se distinguirá su calidad atendiendo al color, brillo y textura.




La nieve ya desde su precipitación no presenta las mismas condiciones, dependiendo de la temperatura tanto en las capas altas de la atmósfera como a nivel del suelo, de la presencia o no de viento y de la humedad relativa. Y aunque pudiera parecer siempre igual a los ojos del neófito, la realidad es que se conocen más de 100 cristalizaciones diferentes del

blanco elemento. Después la temperatura y muy especialmente sus oscilaciones, la acción del sol, el viento y la niebla harán evolucionar al manto nivoso en un largo y complejo proceso de transformación.



Estas condiciones ambientales son la causa de que los cristales de nieve redondeen sus aristas, pierdan agua y dejen menos lugar al aire, y poco a poco la nieve se compacte y endurezca. Distinguiremos los siguientes tipos de nieve:Nieve polvo: La precipitación de nieve se produce sin viento y con bajas temperaturas. Se mantiene en este estado siempre que dure el frío, en caso contrario inicia su proceso de transformación rápidamente. A menor temperatura más ligera resulta. Es el sueño de todo esquiador, pero comporta serios riesgos de avalancha.Nieve humeda: La precipitación se produce con temperaturas suaves (cerca de 0º) o con vientos cálidos y húmedos. La acción de la lluvia y las temperaturas altas por radiación solar también pueden causar nieves pesadas. Puede ser muy profunda, suele adherirse a las pieles de foca y dificulta el deslizamiento al descenso.



Es un tipo de nieve muy frecuente en nuestras latitudes.



Nieve costra: La costra ligera o de poco espesor se forma por la acción del viento, llamándose también nieve "ventada". Si la ación del viento ha sido suficientemente enérgica puede formar ondulaciones e irregularidades endurecidas en la capa superficial. La costra de espesor mayor, que puede o no quebrarse con el paso del esquiador, tiene su causa en las heladas nocturnas, después del calentamiento de una vertiente causado por el sol en la jornada precedente. Son las nieves más difíciles e incómodas de esquiar.


Nieve dura: Se forma por una acción continuada y regular del viento sobre nieves estabilizadas o por fuertes heladas, después de días calurosos. En este último caso el proceso es similar al de nieve costra pero afecta a la capa de nieve en mayor profundidad. En cierto modo reproduce en poco tiempo el proceso de transformación-compactación de la nieve. Atendiendo a la pendiente y técnica del montañero-esquiador puede ser aconsejable negociarlas con grampones.


Nieve transformada: Es la también denominada "nieve primavera", dura por la mañana y pesada y lenta a medida que avanza el día. Es la consecuencia de la acción combinada, durante muchas jornadas, del calentamiento de la nieve de día y el enfriamiento por la noche. Esta calidad de nieve, ya asentada y con buena base, es frecuente a medida que avanza la temporada, resulta de buen esquiar y permite una buena prevención de los aludes. Aconseja, sin embargo, madrugar para disfrutar de los descensos, no en vano se la conoce también como "rompepiernas", por lo pesada y traidora que puede resultar hacia las horas de mediodía.




DEFINICION:



Un alud o avalancha es un deslizamiento de nieve, hielo (compuestos indisociables) y en ocasiones roca, que se desplaza con carácter gravitacional con flujo laminar o turbulento al romperse el equilibrio entre las fuerzas de empuje y de resistencia. La velocidad de desplazamiento suele oscilar entre 50 y 300 km./hora y llegan a producir impactos de hasta 145 ton/m2 (magnitud unas 50 veces superior a la calculada para demoler la estructura de una edificación normal). Pueden producirse por causas internas, cuando es alterado el equilibrio tensional en la masa helada por que las fuerzas motrices o de empuje sobrepasan a las de resistencia, de manera similar a los restantes procesos gravitacionales. También pueden ser consecuencia de causas externas o accidentales, como vibraciones generadas por la caída de rocas, bloques de nieve o hielo, cornisas, seracs o incluso de un árbol, sacudidas por movimientos sísmicos o por efecto de la actividad humana.

Imagen

FORMACION:



En la formación de un alud influyen fundamentalmente 3 factores:



La naturaleza del terreno: tanto referida a su inclinación (las pendientes entre 15º y 45º son las de mayor riesgo) y orografía general (amplias palas, canales, etc), como al tipo de superficie (más o menos lisa según sea hierba, losas, terreno húmedo, canchales de piedras, etc).


La naturaleza de la nieve: puesto que la inestabilidad de la nieve aumenta también con la cantidad y calidad. Las capas de nieve de espesor considerable y las nieves frescas (polvo y mojadas) son las más inestables. Debe atenderse también al ritmo de innivación, puesto que la caída de nieve nueva sobre una capa antigua, ya compactada y endurecida, supone un impedimento para la cohesión de ambas masas de nieve y, por tanto, un alto riesgo de deslizamiento de la capa superior.


La temperatura: el aumento de temperatura humedece la nieve, haciéndola más pesada. El frío y la alternancia de temperaturas, la estabiliza, favoreciendo la cohesión entre los cristales de nieve.


TIPOS DE ALUDES



Pueden establecerse dos grandes tipos de aludes: los de superficie (desliza la capa superior de nieve) y los de fondo. Aten-diendo a la calidad de la nieve hablamos de:




Nieve polvo: alud de invierno. Generalmente en pendientes muy pronunciadas, después de una nevada. De carácter imprevisto es extremadamente rápido (desde 70 km/h hasta 300 km/h). Vuela en torbellinos, hace un ruido ensordecedor y lo precede un violentísimo soplo. Densidad de 1kg por metro cúbico. Tiene un efecto devastador. Puede causar asfixia en el montañero atrapado por penetración de la nieve polvo en los bronquios.


Nieve húmeda: típico alud de los periodos de elevación de temperaturas. Empieza de superficie pero puede acabar siendo de fondo. Más lento que el de nieve polvo, baja rodando. Su peso es superior y produce efectos de aplastamiento. Al detenerse se endurece instantaneamente adoptando la consistencia del yeso.

Imagen

Nieve mojada o primavera: es un alud casi siempre de fondo, que aparece casi siempre en los mismos lugares. Aunque es típico de primavera puede producirse en invierno en caso de lluvia. Avanza con lentitud (20 km/h) y tiene una fuerza considerable. Unmetro cúbico de esta nieve pesa cerca de 1 Tonelada. Al para también se endurece.


De placa: es un alud de superficie muy peligroso dado su carácter imprevisto. Se trata de desprendimientos de nieve apretada superficialmente, por la acción del viento, y no adherida a la capa subyacente, de la que está separada por una capa de aire. Si se golpean suenan a hueco. Se desprenden por ruptura de su equilibrio mecánico. La densidad varía entre 250-400 kg por metro cúbico. Entraña riesgo tanto la fuerza de sus bloques como la posibilidad de que origine un alud de mayores proporciones.
La ruptura de cornisas y el desprendimiento de séracs puede tener efectos similares.




MEDIDAS DE PREVENCION:



Para poder disfrutar de un día en la nieve con total seguridad, es preciso: Planear con antelación. Estar informado del recorrido. Conocer la previsión meteorológica y el riesgo de aludes. Llevar el equipo adecuado. Hemos de trazar nuestro itinerario por lugares seguros, por ejemplo, zonas boscosas donde los árboles tengan un efecto de anclaje en la masa de nieve. Si nos encontramos en una zona sospechosa, la cruzaremos de uno en uno y separados por una distancia de entre 10 y 15 metros.



EQUIPAMIENTO:



Siempre que la nieve cubra la montaña tenemos que llevar un equipo indivisible: el ARVA, la sonda y la pala.



El ARVA nos indicará dónde se encuentra nuestro compañero. Con la sonda lo encontraremos con precisión. Y con la pala podremos retirar la nieve con rapidez.



ARVA:



El significado de las siglas ARVA es Aparato de Búsqueda de Víctimas de Aludes. Es un dispositivo electrónico que emite señales que pueden reconocer otros aparatos idénticos al mismo. En el momento en el que a nuestro compañero le ha sorprendido un alud, pondremos el ARVA en recepción y podremos escuchar sus señales.

Imagen

EN CASO DE QUE UN ALUD NOS ATRAPARA COMO ACTUAR:



Intentá “nadar” en el "mar de nieve", buscando mantenerte "a flote", a la vez que (si podes) dirigite hacia los costados del alud.
Cubrirte la nariz y la boca para impedir la entrada de nieve ya que corres riesgo de muerte por asfixia al inhalarla en grandes cantidades.
Cuando la avalancha o alud se pare, y si estas tapado por la nieve, buscá hacer un espacio libre frente a tu cara para generar una “burbuja” lo más grande posible que te garantice una mayor reserva de aire en espera del rescate.
Reservá energía para gritar con toda tu fuerza cuando escuches que vienen a rescatarte.
Si consideras que pasó el suficiente tiempo sin recibir ayuda, podes intentar salir tratando de cavar hacia la superficie. Para esto tenés que determinar para que lado es “arriba” (algo que a veces se complica identificar después de varias vueltas en un alud). Si dejas caer un poco de nieve con la mano, y ves en qué dirección lo hace va a ser suficiente.
Ahorrá movimientos violentos y el stress ya que esto te hace consumir mayor cantidad de aire.

FUENTE: http://www.happyriding.es/index.php?option=com_content&task=view&id=32&Itemid=72

{
}
{
}

Deja tu comentario Aludes (Demasiado riesgo bajo nuestras tablas)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre